Faro Latinoamericano

Noticias y temas de comprensión

Catastrofes

Científicos de Fukushima:

El 5 de agosto de 2017

Días de comer pescado desde el océano habrían terminado

Científicos dicen que no existe ‘nivel seguro’ de radiación ‘

Por: Daniel Newton

La radiación de la central  eléctrica de Fukushima ha estado continuamente escapando desde su colapso tras el gran terremoto de Japón,  con un nivel tan catastrófico, que los científicos están declarando que los días de comer pescado desde el océano Pacífico podrían haber terminado.

Los científicos han afirmado que TEPCO, la compañía que está a cargo de monitorear la planta, ha admitido que la radiación se ha estado filtrando en el Océano Pacífico sin ningún control durante los últimos seis años.

También hay afirmaciones de que se estima que entre 300 y 450 toneladas de agua contaminada se filtraron de la planta de Fukushima cada día.

El mes pasado, Neon Nettle informó que Tepco confirmó sus planes de liberar material radiactivo de la planta de Fukushima hacia el océano , afirmando que la decisión ya se tomó “.

http://www.neonnettle.com/features/1096-fukushima-scientists-days-of-eating-fish-from-the-ocean-are-over

Nivel récord de radiaciones en Fukushima

Viernes 3 de febrero de 2017:

La compañía Tepco, operador de la central nuclear de Fukushima, anunció haber observado niveles récord de radiación y un agujero en una parte metálica del interior del sarcófago del reactor 2.

AFP

Una pequeña cámara fue enviada a finales de enero a esta unidad y el análisis de las imágenes filmadas dentro permitió deducir que en una parte del sarcófago“las radiaciones pueden alcanzar 530 seieverts por hora”. Un hombre expuesto a una radioactividad así moriría casi al instante. 

“Hay un margen de error por lo que el nivel puede ser también un 30% inferior, pero sigue siendo alto”, confirmó por teléfono a la AFP un portavoz de Electric Power (Tepco), Tatsuhiro Yamagishi. El último registro, constatado en 2012 en otro lugar del reactor 2, era, según Tepco, de 73 sieverts. 

“El nivel extremadamente alto de radiaciones medido en un lugar, si es exacto, puede indicar que el combustible no está lejos y que no está cubierto de agua”, declaró a la cadena pública NHK Hiroshi Miyano, profesor de la Universidad Hosei, que preside una comisión de estudios para el desmantelamiento de la devastada central. 

Además, se constató un agujero cuadrado de un metro de lado en una plataforma metálica situada en el sarcófago, bajo el depósito que contiene el corazón del reactor. 

“Puede haber sido causado por la caída de combustible, que habría fundido y agujereado el depósito, pero esto solo es una hipótesis”, destacó el portavoz. 

Los reactores 1, 2 y 3 fueron los más dañados y causaron una enorme emisión de sustancias radioactivas a la naturaleza después de que un gigantesco tsunami pusiera en peligro la central, en marzo de 2011. 

Biólogo: ‘Accidente en mina de Brasil es comparable a Fukushima’

desastre

El lodo con desechos mineros en Brasil llego al océano este 22 de noviembre, tras recorrer unos 800 km de distancia. Foto: EFE

Agencia DPA 23 de noviembre de 2015 19:18 El impacto ambiental provocado por la rotura de dos diques de contención de residuos de la industria minera en Minas Gerais, en el sureste de Brasil, puede compararse al causado por el accidente en la planta nuclear de Fukushima, ocurrido en Japón en 2011, dijo el biólogo brasileño André Ruschi. ​

 

“Si el desastre hubiera afectado únicamente al río Doce, se habría tratado del mayor impacto ambiental provocado por la industria minera en el mundo”, dijo a dpa el ambientalista, quien dirige la Estación de Biología Marina Augusto Rischi, localizada en Santa Cruz, en el estado de Espíritu Santo.

 

“Al llegar al mar, se convierte en el mayor desastre ambiental del mundo, sólo comparable al accidente en Fukushima, debido a la extensión de la contaminación en el mar”, agregó.

 

La avalancha de más de 62 millones de metros cúbicos de desechos contaminantes, que se precipitaron a través del río Doce desde la ciudad de Mariana hasta el norte del estado de Espírito Santo, vecino de Río de Janeiro, llegó este fin de semana al océano Atlántico.

 

Las consecuencias de esta situación todavía no pueden cuantificarse con exactitud. La riada comenzó a avanzar el 5 de noviembre, después de que cedieran, por razones que se desconocen, dos diques pertenecientes a Samarco, empresa controlada por las gigantes de minería Vale, de Brasil, y la anglo-australiana BHP Billiton.

 

A su paso, los residuos tóxicos borraron del mapa al pequeño poblado de Bento Rodrigues, región rural de la ciudad de Mariana, y dejaron al menos 12 personas muertas. Once permanecen desaparecidas.

Tras recorrer más de 800 kilómetros a través del río Doce -la quinta mayor cuenca hidrográfica de Brasil-, el aluvión llegó a las costas de Espíritu Santo, donde según Ruschi se extiende a lo largo de 70 kilómetros por la costa y se adentra unos 30 kilómetros en el mar.

 

En el lugar se ubica un refugio natural donde van a poner sus huevos diversas especies de tortugas en peligro de extinsión.

 

Cualquier dirección que tome la mezcla de metales pesados y productos químicos constituirá asimismo un verdadero desastre ambiental.

 

86545500_029990772-1

El derrame de lodo sepultó un poblado de Minas Gerais. Foto: EFE

 

Si corre hacia el sur del río Doce, afectará el refugio de vida silvestre de Santa Cruz, un lugar de unas 145 000 hectáreas marinas que abriga el mayor criadero marino del océano Atlántico.

 

Si se dirige al norte, llegará hasta el Archipiélago de Abrolhos, un área de protección ambiental formada por bancos de algas y arrecifes de coral.

 

Ruschi explicó que en el lugar existen corrientes marinas giratorias que son las que hacen propicio el hábitat para la reproducción de una vasta fauna marina, que incluye ballenas, tiburones y tortugas, entre otras.

 

La previsión es que el lodo contaminado sea “absorvido” por esas corrientes, acabando con la vida en el lugar. Explicó que el lodo contaminado está compuesto principalmente por siete minerales pesados: arsénico, mercurio, cadmio, hierro, manganeso, níquel y aluminio.

 

Agrava el problema, añadió, el hecho de que el proceso industrial que se lleva a cabo en las minas utiliza productos químicos cuya composición se desconoce.

 

“Es una caja negra de veneno”, definió Ruschi, hijo de Augusto Ruschi, el científico más reconocido del país y nominado por ley como el “patrono” de la ecología en Brasil.

 

El biólogo señaló asimismo que a lo largo del río Doce existen varios emprendimientos de extracción mineral que utilizan productos que se mezclaron al aluvión de lodo proveniente de los diques rotos, lo que está produciendo reacciones químicas desconocidas y formando ácidos orgánicos en el bioma -fauna y flora de una determinada región- cuyas consecuencias son un misterio. “Se está formando algo que no se sabe”, alertó.

 

El especialista contó, por ejemplo, que los peces que murieron en el río Doce a raíz de la avalancha perdieron la piel, algo “inusitado”. “Es como si se hubieran quemado a raíz de sustancias cáusticas”, indicó. Al llegar al mar, esa mezcla se está volviendo “gelatinosa”, lo que impide que se diluya en el agua y hace que los daños que provoca a todos los seres vivos afectados sean aún más peligrosos.

Miles de evacuados en Rusia por las peores inundaciones en 120 años

peores_inundaciones
© EFE
La ciudad de Birobidzhan ha quedado completamente anegada.

Las autoridades rusas han evacuado este sábado a alrededor de 8.400 personas de la región de Extremo Oriente, azotadas por fuertes inundaciones en las últimas semanas, las peores en 120 años, según ha confirmado el Ministerio de Defensa.

Más de 5.200 miembros de las fuerzas de seguridad, 941 vehículos militares, cerca de medio centenar de aviones y 40 botes motorizados participan en las labores de rescate.

La ministra de Sanidad rusa, Veronika Skvortsova, ha precisado que más de 37.000 personas requieren de asistencia médica en los cuatro hospitales de campaña instalados en las regiones afectadas. Otras 3.000 se encuentran hospitalizados, con síntomas de estrés, heridas menores y enfermedades crónicas.

Por el momento, el desbordamiento del río Amur continúa y, en las últimas 24 horas, el nivel del agua ha subido 12 centímetros y supera los 782 centímetros, casi 200 más que el límite marcado como nivel crítico.

En este contexto, los servicios meteorológicos rusos prevén para los próximos tres días que el agua rebase la barrera de los 800 centímetros.

Las regiones más afectadas son Amur, la Región Autónoma Judía, así como los territorios de Jabarovsk y Primoriye, y las república siberiana de Yakutia. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, cifró el pasado martes en 30.000 millones de rublos (756 millones de euros) el coste de los daños causados por las riadas.

 

Calor de 31 grados vivió Santiago de Chile en pleno invierno

La ciudad de Santiago de Chile, y la región del Aconcagua vivió una jornada inusual de extremo calor el 28 de agosto, en pleno invierno, con temperaturas de 31 grados, informó la Dirección Meteorológica del país. La institución emitió además una alerta naranja por altos índices de radiación ultravioleta.

A las 16:04, hora local, los termómetros marcaron una máxima de 30,8 grados Celsius. Es la temperatura más alta del mes y la sexta más alta para agosto desde 1973, cuando el registro fue de 31 grados Celsius.

Un informe de promedio de temperaturas máximas y temperaturas medias para Santiago en el mes de agosto, señala que la capital chile registró entre 1961 y 1990, 14,8 grados Celsius, 11,7 grados respectivamente, según el portal Atmósfera.

Las temperaturas altas se sintieron también en todo el Valle de Aconcagua, con 36,3 grados en Llay Llay y 36,1 grados en San Felipe. En la costa, el Puerto de San Antonio vivió un asoleado tiempo de 27 grados y Valparaíso, 25 grados Celsius,

Para el jueves se espera que después de la extrema alza, el termómetro baje de 31 grados a un mínimo de 6 grados Celsius y ascienda más tarde a unos 25 grados en su máxima del día jueves.

Para el fin de semana la temperatura máxima declinará hasta unos 17 grados y la mínima permanecerá en unos 7 grados Celsius.

Altos niveles de radiación ultravioleta

Desde ayer la Dirección Meteorológica de Chile emitió una alerta naranja por altos índices de radiación ultravioleta.

La radiación ultravioleta tipo UV A es la continuación de la radiación visible y es responsable del bronceado de la piel. Se mide en su longitud de onda.

Sin embargo existen también las ondas UV-B que llegan a la Tierra muy atenuadas por la capa de ozono.

“Es muy peligrosa para la vida en general”, sostiene el informe chileno, y en particular, para la salud humana, en caso de exposiciones prolongadas de la piel, además de ser un gran peligro para los ojos. Es una de las causantes de “cáncer de piel, melanoma, catarata, y debilitamiento del sistema inmunológico”, agrega el informe.

Las medidas a tomar para evitar cualquier tipo de riesgo en los ojos consisten en usar unas gafas de sol cuyos cristales absorban la radiación UV-B.

La intensidad de la radiación ultravioleta que llega a la Tierra depende de la hora del día y la época del año, donde influye la altura del Sol y duración del día, además de la latitud, la cual es más intensa entre ecuador y trópicos, y de la altura, demostrándose que se incrementa con ésta, señala la Dirección meteorológica.

Además influye el espesor de la capa de ozono, ya que a mayor concentración de ozono es menor radiación del tipo UV B. Además influye aquí el clima. En un día nublado se recibe en general menos radiación que en un día soleado, agrega el informe.

La incidencia de los incendios en los bosques boreales de Alaska es la mayor de los últimos 10.000 años

bosques_boreales

 

© Universidad de Illinois en Urbana-Champaign
La hierba con flores magenta aquí mostrada crece a menudo en el terreno vaciado de vegetación por un incendio, y lo hace muy pronto. En el caso ilustrado por la imagen, esta hierba predomina ahora en una zona que tiempo atrás estaba cubierta de piceas.

Una zona de 2.000 kilómetros cuadrados de extensión en la región del Yukón ha sufrido un aumento notable tanto en la frecuencia como en la severidad de incendios forestales en las recientes décadas, según revela una nueva investigación.

El equipo de Ryan Kelly y Feng Sheng Hu, de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, ha determinado que la actividad de los incendios forestales en esta zona es más alta que en cualquier otra época en los últimos 10.000 años.

En su análisis de las condiciones de los últimos diez mil años en la zona, el equipo prestó especial atención a un período particularmente caluroso. Este período, conocido como Anomalía Climática Medieval, comenzó hace unos 1.000 años y acabó hace unos 500 aproximadamente. Durante ese período, las temperaturas globales, así como las especies arbóreas predominantes en el sector investigado de la región del Yukón, eran similares a las de hoy.

“Ese período probablemente no fue tan cálido como la época actual, y con toda certeza no fue tan caluroso como lo será el futuro que se pronostica, pero pudo ser el periodo más similar al presente de entre los anteriores conocidos”, comenta Kelly. “Había muchos incendios, casi tantos como hoy, y eran particularmente severos”.

Los investigadores han encontrado que la composición por especies de los bosques boreales en las tierras bajas y pantanosas de la zona conocida como Yukon Flats cambió gradualmente durante la Anomalía Climática Medieval, transformándose de bosques dominados por coníferas a bosques poblados principalmente por árboles de hoja caduca (caducifolios o deciduos), que son relativamente resistentes al fuego.

Hoy en día se observa el mismo tipo de cambio en las especies del bosque. La mayor parte del área de estudio ardió en uno u otro momento de la última década, y ahora hay árboles jóvenes de hoja caduca creciendo allá donde en su día se alzaban coníferas como por ejemplo la picea mariana.

Falta ver hasta qué punto la tendencia de los bosques hacia poblaciones dominadas por árboles de esa clase contrarrestará las tendencias forestales adversas promovidas por el calentamiento global.

En cualquier caso, la incidencia de los incendios forestales en el área de estudio parece que ya ha superado a la registrada durante la Anomalía Climática Medieval, a juzgar por los datos manejados en la investigación.

El interés de esta cuestión va mucho más allá de lo meramente académico. Tengamos en cuenta que los bosques boreales cubren más del 10 por ciento de la superficie terrestre y contienen una inmensa cantidad de carbono, principalmente en su subsuelo, atrapada tras muchos siglos de actividad vegetal. “Hay más carbono contenido en los bosques boreales que en toda la atmósfera”, afirma Kelly. Y una de las principales formas en que este carbono abandona el subsuelo y se incorpora a la atmósfera es mediante incendios forestales.

La liberación de carbono extra por causa de los incendios forestales aumenta el contenido atmosférico de gases de efecto invernadero, contribuyendo a un calentamiento climático adicional.

 

 

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: